21:34 h. Viernes, 22 de Junio de 2018

la verdad de lanzarote

Fernando Marcet Manrique

¿Tú qué harías?

Periodista

Fernando Marcet Manrique | 25 de Mayo de 2018

Supón que eres elegido concejal en un ayuntamiento cualquiera. No gobiernas, pero desde la oposición descubres una serie de irregularidades en determinada área. Investigas un poco, haces algunas preguntas, tiras del hilo, y cuanto más tiras, más lejos llegas, hasta concluir que ahí existe toda una trama corrupta con ramificaciones múltiples.

Ahora yo te pregunto. Honestamente, ¿tú qué harías?

Pero antes de contestar, ten en cuenta lo siguiente. Hablamos de gente poderosa, de hecho más de una persona te lo advierte mientras estás indagando aquí y allá. Ten cuidado con estos, que son intocables. Están muy bien relacionados, tienen contactos al más alto nivel.

Exageraciones, piensas al principio, sólo quieren meterte el miedo en el cuerpo para que no sigas... Pues no, pronto descubres que no son faroles.

Te lo vuelvo a preguntar. Honestamente, ¿tú qué harías?

Te diré lo que han hecho todos los concejales y concejalas que han pasado por esa área durante décadas. Porque, ya ves, esto se remonta a muy atrás. Concejales y concejalas que han gobernado y han sabido perfectamente qué estaba pasando ahí. Concejales y concejalas de muy variados partidos. ¿Qué hicieron? Mirar para otro lado. Así de simple. ¿Eran corruptos todos ellos? ¿Estaban metidos en el ajo? No. La mayoría, no. Simplemente no querían problemas. Vivían en una habitación con un enorme agujero en el centro, pero les daba tanto miedo, temían tanto caerse dentro, que preferían no mirarlo, hacer como si no existiera. Asi es como la corrupción avanza y se enquista. No es porque la mayoría de la gente sea corrupta, sino porque la mayoría de la gente no quiere problemas. ¿Agujero? ¿Qué agujero? Yo no veo ningún agujero.

Eso es lo que hicieron esos concejales y concejalas. Ignorar el tema, dedicarse a otras cosas. Es fácil cuando te acostumbras. Y, me vas a perdonar, pero eso es lo que seguramente harías tú también. A lo mejor dices que no, que tú no eres así. ¿De verdad? ¿De verdad pondrías en riesgo tu puesto, tu carrera política, tu trabajo presente y futuro en Lanzarote? ¿De verdad  te meterías con personas que lo primero que harían sería investigar tu vida desde el primer día, buscando cualquier cosa que pudiera desacreditarte? ¿Individuos que irían a por ti de lleno? ¿Que se defenderían denunciándote a ti en primer lugar, que sembrarían todo tipo de sospechas sobre tu persona? ¿De verdad te enfrentarías a poderes de este tipo, fastidiándoles un enorme negocio, haciéndoles tus enemigos para siempre? ¿Te complicarías la existencia de ese modo, sólo por ser fiel a tu sentido del deber? ¿Sin más recompensa que esa?

¿Qué eres, una mártir? ¿Un maldito héroe?

Pues te digo una cosa. Si tras hacer un meditado y sincero ejercicio de introspección, sopesando serenamente todo esto que he dicho, me respondes que sí. Si me dices que te enfrentarías, que denunciarías, que seguirías adelante, pagaras el precio que tuvieras que pagar, entonces te ruego contactes conmigo. Me gustaría conocerte, en serio. Porque de verdad te digo que las personas como tú son más necesarias que nunca ahora mismo, y escasean como no te puedes imaginar.

Más acciones:
Otras opiniones
Otros autores
Facebook