19:09 h. miércoles, 19 de enero de 2022

"NO ES CIERTO QUE VAYAN A INVERTIR 50 MILLONES DE EUROS EN 5 AñOS"

La Mesa del Agua asegura que Pedro San Ginés intenta "engañar y confundir" a los ciudadanos con la privatización de INALSA

laverdaddelanzarote.com  |  12 de abril de 2013 (14:25 h.)

La Mesa Social de lo Público: Ahora el Agua ha desmentido "tajantemente" las afirmaciones del grupo de gobierno del Cabildo de Lanzarote, de que "si no se privatiza el ciclo integral del agua de Lanzarote, el Cabildo y los Ayuntamientos tendrían que asumir la deuda". Dejando bien claro que es un "engaño" el hecho de que la empresa adjudicataria (la también amenazada de privatización), Canal de Isabel II, vaya a invertir 50 MILLONES DE EUROS EN 5 AÑOS.

Desde la Mesa Social del Agua son claros:"desmentimos tajantemente las afirmaciones del grupo de gobierno (CC-PSOE), cuando manifiestan que si no se privatiza el ciclo integral del agua de Lanzarote, el Cabildo y los Ayuntamientos tendrían que asumir la deuda, arrogándose el Presidente del Cabildo el papel de Juez de lo Mercantil (que es quien, en todo caso, tendría que decidir). Con este argumento lo que se pretende es hacer creer a los ciudadanos de la Isla que se le está haciendo un favor, cuando lo que verdaderamente se busca es evitar la ejecución del embargo si se liquida Inalsa. Se intenta engañar y confundir, ya que si se liquida Inalsa (proceso que duraría muchos años), el Consorcio recuperaría el servicio y lo gestionaría directamente; y al ser las instituciones públicas inembargables, estarían en una posición óptima para negociar una quita con los acreedores y así defender el interés general de los ciudadanos".

 Más aún, aseguran que "se intenta presentar a la ciudadanía por parte del grupo de gobierno (CC – PSOE) como un logro muy importante, que en un período de 5 años las inversiones serán de 50 millones de euros. Desde la Mesa Social del Agua creemos que esto es falso, ya que lo que plantea el acuerdo es que los 50 millones destinados a inversiones es un máximo, pero sin fijar y garantizar unas inversiones mínimas obligatorias. Si fuera así, esto conducirá a una degradación de las infraestructuras, a una baja calidad del agua y a unas condiciones medioambientales lamentables, obligando al Consorcio a ser el que invierta en el mantenimiento y mejora de dichas infraestructuras".