Coronavirus

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  30 de enero de 2020 (08:46 h.)
MUPC
MUPC

El reino de España solicitó a las Naciones Unidas en el año 2009 una fraudulenta  soberanía de 296.500 kilómetros cuadrados (mas de la mitad del territorio español) correspondiente a las aguas situadas al Oeste del Archipiélago Canario, solicitud que reiteró, con algunas modificaciones, en el año 2014, torticera reclamación al estar fuera de sus fronteras, que fue recurrida por el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario. El Parlamento marroquí aprobó  el miércoles 22 de Enero de 2020 dos leyes que delimitan las aguas de explotación exclusiva del país magrebí, un proyecto que invade  las aguas de Canarias. Aunque el reino de Marruecos aún no ha sido tan osado como el de España dado que todavía no ha solicitado a las Naciones Unidas la soberanía sobre nuestras aguas ambos reinos han dejado constancia escrita de sus pretensiones con respecto a los recursos que sólo a los canarios y canarias corresponden.

La desesperación del régimen monárquico y colonial. Ante el imparable avance de las fuerzas anticolonialistas la bestia colonial, a sabiendas de que está herida de muerte, trata desesperadamente de mantener esta posesión colonial española en el Noroeste de África, movilizando a lacayos y esbirros a su servicio, cortesanos con una lealtad perruna que no dudan traicionar a su propia patria, Canarias, a cambio de las prebendas en forma de migajas que les echa el amo metropolitano y cuyos ejemplos más recientes los tenemos en la autorización al ejército español de ocupación para realizar un simulacro de evacuación ante un terremoto y una erupción volcánica, en un vano intento de seguir amedrentando al pueblo canario, sabedor a estas alturas de que “el miedo es amigo del sicario” como escribió nuestro compatriota poeta Fernando Key Ayala, ejercicio de amedrentamiento en el que cuentan con sus socios de la OTAN Francia, Portugal y los gringos de Mein Trump además, para oprobio y más vergüenza de todos nosotros, del reino alauita, a celebrar del 21 al 26 de Marzo de este 2020 en “casual” coincidencia con el treinta y cuatro aniversario de nuestra arrolladora victoria en el glorioso Rederéndum celeberado el 12 de Marzo de 1986 mediante el cual Canarias rechazó, democráticamente, integrarse en la OTAN. El otro ejemplo lo constituye el municipio de la Orotava, tierra del insigne y valeroso Mencey Benkomo que, a propuesta del PSOE y de los GAL y con los votos del brazo político del borbonato, el PPSOE y “Colisión” Canaria aprobó la militarización por el ejército de ocupación colonial del municipio que desde el año 2010 había sido declarado “municipio pacifista y antimilitarista” a propuesta de Iniciativa por la Orotava y que incluye la prohibición de organizar cualquier acto de tipo militarista, desde desfiles hasta campañas de reclutamiento.

Delirios de grandeza. Cuando el reino de España presentó en el año 2014 su solicitud de soberanía sobre el Océano Atlántico al Oeste de Canarias tuvo especial precaución en que la misma no se solapara con las aguas jurisdiccionales del reino de Marruecos para evitar que este recurriera ante las Naciones Unidas dado que esas aguas estaban frente al Sahara que las Naciones Unidas consideran una colonia y por lo tanto no le reconocen jurisdicción alguna al reino alauita que, en contrapartida, ha aprobado en su parlamento tanto la jurisdicción sobre esas aguas saharianas como las aguas canarias, estas últimas con derechos reconocidos por la jurisdicción internacional dado que la misma le reconoce al reino de España, como administradora, doce (12) millas alrededor de cada isla excepto La Gomera, La Isla Rebelde, jamás sometida por el colonialismo español, lo que dio lugar a que tanto el pseudopresidente de la colonia como los apesebrados pseudonacionalistas que comparten esta desgracia de gobierno, que tampoco lo es, se pusieran a fanfarronear con el mantra de que “las aguas canarias no se tocan” contraargumentando que eran españolas. Incluso mandaron a la ministra de asuntos exteriores al reino de Marruecos, donde le hicieron saber que ellos hacían lo mismo que en el 2014 hizo el reino de España lo que, según ha trascendido, sirvió de información a la citada ministra metropolitana, probablemente desconocedora sobre el asunto, lo que hizo que saliera con el rabo entre las piernas, perdón, que saliera por piernas quisimos decir, apareciendo en esta colonia para “transmitirle al presidente” según públicas declaraciones que "es un derecho" que tiene Marruecos con respecto a la legislación internacional” lo que no deja de ser cierto en lo que a Canarias se refiera pero no así al Sahara al ser reconocida como colonia por Naciones Unidas. En este marco, puntualizó, que la normativa "dice que cuando una zona marítima de un país se solapa con la zona marítima de otro país, lo que se hace es llegar a un acuerdo, a un consenso entre las dos partes de cómo va a hacerse la delimitación", sin embargo matizó que "no" se está en ese punto porque "no hay de momento un trazado de Marruecos de su zona marítima", por lo que indicó que lo "único" que se ha hecho "es establecer unos principios de funcionamiento" de estas zonas marítimas de acuerdo con la legislación, sin aclarar a que legislación se refiere pues claramente la legislación del reino de Marruecos avala la decisión unilateral pero, como hemos escrito previamente, no la legislación internacional, añadiendo la ministra: "Primero derecho de Marruecos; segundo deber de Marruecos de consensuarlo con sus vecinos en el caso de que hubiera un solapamiento, y tercero, y esto es algo que el ministro -de Exteriores de Marruecos- Naser Burita ha querido explicitar, nunca habrá unilateralidad ni política de hechos consumado". Sin embargo la realidad es tozuda una vez más pues no sólo ha habido unilateralidad, por parte de ambos reinos sino política de hechos consumados, incluso amenazó con recurrir ante las Naciones Unidas como si el reino de Marruecos no llevara cuarenta (40) años incumpliendo sus resoluciones ¡Ya me riscaste la perra!

Guste o disguste as Canarias le ha ido siempre igual independientemente de quién gobierne en Madrid. Digan lo que digan ambos reinos e incluso las Naciones Unidas, Canarias es una posesión colonial española en el Noroeste de África, ocupada mediante una guerra que se extendió durante un siglo, desde 1402 hasta 1496 y, hasta donde llega nuestro mejor conocimiento, no ha sido descolonizada, por lo que procede aplicar la Resolución 1514 (XV) de las Naciones Unidas, con las correspondientes indemnizaciones por los años de ocupación, procediendo igualmente a delimitar nuestras fronteras como Estado Archipelágico, sin dejarnos engatusar por los cantos de sirena del colonialismo con propuestas que lo único que pretenden es mantenernos cautivos evitando las citadas indemnizaciones como ocurre con las propuestas de plena autonomía interna o Estado libre asociado, subterfugios del colonialismo para esquivar la aplicación de la Resolución 1514 (XV) sobre la concesión de la Independencia a los países y pueblos colonizados.

Concretando, alertamos a nuestros compatriotas sobre los intentos de seguir saqueando nuestros recursos, como viene ocurriendo con el reino de España desde el años 1402 y más recientemente con las monarquías borbónica y alauita cuando intentaron extraer los recursos fósiles, gas y petróleo, sin importarles el irreparable daño ecológico que las prospecciones y posteriores extracciones acarrearían al Banco Pesquero Canario-Sahariano, lo que ocasionó una gigantesca y emblemática movilización del pueblo canario que culminó con un recurso del Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario ante el Tribunal Internacional del Mar de las Naciones Unidas y la finalización de dicho atentado ecológico de imprevisibles consecuencias.

 

Ministerio de Ciencias del Mar de la República Democrática Federal Canaria

Más acciones: