06:16 h. viernes, 28 de enero de 2022

El diputado del Grupo Nacionalista solicitó en el Parlamento que se busquen “medidas que garanticen la viabilidad de proyectos industriales en las islas no capitalinas”

David de la Hoz pide al Gobierno canario que la doble insularidad sea compensada en las nuevas políticas económicas y fiscales

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  25 de septiembre de 2015 (09:19 h.)
david de la hoz (1)

 El diputado del Grupo Nacionalista Canario por Lanzarote, David de La Hoz, pidió al Gobierno de Canarias que en las nuevas políticas económicas y fiscales que se están impulsando se tenga en cuenta “a las islas no capitalinas para compensar los costes que supone la doble insularidad”.

Estas nuevas políticas, fruto de los acuerdos que el Gobierno de Canarias ha podido alcanzar con el Gobierno del Estado, harán posible “después de años de maltrato económico”, tal y como recordó De la Hoz, que Canarias pueda contar con un Régimen Económico y Fiscal que solucione realmente la lejanía y la insularidad, que esté exenta del pago del IGTE o que se blinde el 50% en el REF para la ayuda al transporte de pasajeros.

En este marco, “que supone todo un éxito y presenta un futuro más esperanzador para la economía canaria”, el diputado lanzaroteño quiso poner la atención en las modificaciones previstas en lo que concierne a los incentivos regionales para las islas no capitalinas “que permitan corregir los desequilibrios y compensar o mitigar los costes adicionales que sufren”.

Para ello, durante la sesión parlamentaria De la Hoz instó al consejero de Economía e Industria, Pedro Ortega, a buscar medidas que garanticen la viabilidad de proyectos industriales en las islas no capitalinas. En este ámbito, el Gobierno anunció que tras el preacuerdo alcanzado entre Canarias y el Estado en las negociaciones que se vienen desarrollando sobre la reforma del REF económico, se reducirá para el archipiélago en su conjunto y, de forma específica, para las islas no capitalinas la inversión mínima para obtener subvenciones, establecida en 900.000 euros. Una cantidad que se aplica de manera uniforme para todo el Estado y que el Gobierno de Canarias siempre ha defendido que resulta demasiado elevada para la dimensión de las empresas del archipiélago.

A juicio del Gobierno canario, esta ventaja incidirá positivamente en la atracción de nuevas inversiones hacia estas islas con el fin de mejorar notablemente su posición.