04:40 h. viernes, 27 de mayo de 2022

Decenas de ciudadanos que cenaban con sus familias, fueron expulsados de los ventorrillos de Puerto del Carmen

laverdaddelanzarote.com  |  04 de agosto de 2014 (14:16 h.)
Poca gente en la verbena de Puerto del Carmen

El concejal de CC en Tías, Mame Fernández, denuncia "el ataque a las libertades básicas que se produjo en las fiestas del Carmen", en la zona turística de Puerto del Carmen. Argumentando que "durante todo el fin de semana fueron expulsados de los ventorrillos, decenas de ciudadanos que pretendían cenar en compañía de sus hijos y amigos". Motivo por el cual exige una "comparecencia pública del Alcalde y del Director Insular".

FOTO: MARIO GILBERTO GARCÍA

Comunicado de Mame Fernández:

"El PP logra convertir una cena familiar en un acto punible, exigimos una comparecencia pública del Alcalde y del Director Insular.

 

El disparate tomo forma de presunta ley el pasado viernes 1 y sábado 2 de agosto en las fiestas del Carmen en Puerto del Carmen, utilizando la coartada de la ley que quiere impedir que los menos de 16 años consuman ingentes cantidades de alcohol. Y es que las familias de vecinos y visitantes de las populares fiestas de la Tiñosa fueron perseguidos y expulsados de los ventorrillos y del recinto ferial. Era patético ver a padres con niños en sillitas tener que abandonar unas fiestas que sentían suyas hasta hace bien poco, bajo apercibimiento de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado...

Es evidente que la sociedad tiene un problema con el consumo de alcohol entre los menores pero de eso a perseguir a padres y madres de familia honrados que lo que quieren es disfrutar de un entorno seguro, y amable con sus hijos es tanto como perder el sentido común. Y es que siempre que una administración es gobernada por la derecha la interpretación de las leyes se convierte en excusas para desplegar su espíritu más represivo.

Finalmente este concejal quiere decir que las leyes han de estar para cumplirlas pero también para interpretarlas, y que es absurdo que una familia no pueda cenar en un ventorrillo con los menores, y si hacerlo a escasos metros en un restaurante. Por lo que solicitamos una comparecencia pública del director insular, para explicarnos qué ha hecho y exigir responsabilidades. Una cosa es evitar que los menores presenten cuadros etílicos y otra es cargarse el derecho a reunión de las familias en las fiestas patronales de su pueblo".