20:46 h. Sábado, 23 de Junio de 2018

la verdad de lanzarote

Sección: La fuente de las mariposas

En Arrecife, ganará el PSOE

Por Lorenzo Lemaur Santana

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  04 de Marzo de 2018 (17:29 h.)
Más acciones:

Lorenzo Lemaur
Lorenzo Lemaur

 

Entrando la noche del viernes, después de tres intensas horas de formación para la labor periodística, me acerqué al bar El Barrio, en Argana Alta. Casi detrás de las instalaciones de la Cámara de Comercio de Lanzarote. Había quedado allí con el amigo David para irnos a la Sociedad de Teguise, para jugar una partida de envite. Mi abogado y amigo, Jesús Rodríguez, ha cogido hace poco el bar de la sociedad y nos había dicho que hace bien de comer.

Pues eso, que me fui a El Barrio, a esperar a David. En el bar, solo hombres, aunque quienes despachaban eran dos chicas.

En apenas 13 minutos de espera; escuche toda clase de disparates, de los que calan entre los votantes de los barrios.

Ya ese mismo viernes, durante el camino a La Villa, mientras le contaba a David, no me resistí a hacer un adelanto en nuestro entretenido e interesante chat de Whatsapp, Momento Ciudadano: “Solo te adelanto una cosa, con lo que oí, me quedó muy claro que en Arrecife ganará el PSOE. Vamos, sin duda alguna.”

Durante los referidos trece minutos, fui tomando nota de todo los que fueron diciendo. Y lo que se me iba ocurriendo. Transcribo:

“En Argana Alta, en la esquina de la calle Isa, frente al abandonado pabellón municipal de deportes, está uno de los puede que casi mil bares que en todo Arrecife. Tanto en los barrios como en la capital.

Quedé allí con David para ir a jugar al envite al bar de la Sociedad de Teguise, que ahora lleva el otro amigo, mi abogado Jesús Rodríguez.

Despachaban Mary la flaca, que antes jugaba a balonmano, y otra chica que no conozco. Clientes, solo hombres. Una mujer entró a sacar tabaco de la máquina, y con la misma se fue.

Dentro, en uno de los cuartos, una partida de subastado. Mirando, un señor mayor que no conocía. Jugando, tres. Uno de ellos Enrique Elvira, “pan redondo”. Los otros dos de más de 70 años de edad. No sé sus nombres. Sí que les conozco de vista.

Luego, cuando volví para asegurarme a que estaban jugando, detrás de la puerta, también mirando, estaba el amigo Marcial Hernández Acosta, que fue concejal del PSOE en San Bartolomé, que juntos hemos jugado memorables partidas de envite, Francisco Cabrera, el barbero, vivo. ¿Y tú no juegas? Al subastado no se jugar. Me dijo.

Recordamos algunas partidas de envite que jugamos con Francisco el barbero en la Barraca, en San Bartolomé, y otras que jugamos en Playa Honda, en el bar del teleclub, donde hoy está el Centro Cívico, jugando él en el equipo de Luis Miguel y yo con mi buen amigo Domingo Armas de mandador.

Me senté en la terraza, a pesar del frío de aquel día, dentro sentía calor. La mayoría de los clientes del bar sentirían igual que yo, pues la mayoría estaba fuera, en la terraza. Claro que también, muchos porque dentro no se permite fumar.

Hablaban del Plan General de Arrecife. Hablaban de terrenos comprados por unos, que luego fueron a que se los pintaran bien el ese documento de PGOA del que, este el momento, solo han informado, todos de forma sesgada, los medios de comunicación. “Vaya bandido”, exclamó otro. “Si, vaya bandido, luego San Ginés sale dándole la mano”.

  • “¿Y, que me dices de la indemnización por los solares de Ginory?
  • ¡Qué solares, si eso era marea!
  • Cuando cambió la ley de Aznar, las conserveras registraron los terrenos a su nombre
  • Lo mismo que Garavilla, Se lo pusieron a huevo,
  • ¡Lo mismo hicieron con las casas de Valterra (las fábricas)!
  • El Ayuntamiento creo que fue cuco y se quedaron con ellas (las casas de Valterra).
  • ¿23 millones? Allí llegaba la marea. Eso fue relleno.
  • Frente al Gran Hotel, hasta la calle José Antonio, eso eran salinas, en La Destila.

Otro recuerde que la marea llegaba a la calle Portugal. “era pocas veces, una o dos veces al año, pero llegaba. En las mareas de septiembre.

  • ¡Ahora en Arrecife no tienen nichos para enterrar a la gente! ¡No sé si será verdad!

Luego empezaron criticando “los dos euros de Celia Villalobos” y siguieron con la corrupción del PP.

Seguía llegando gente. Cuatro más. Solo hombres. La mayoría en la terraza, fumando. Ortos se paraban, oían la conversación y entraban dentro, obviando que no les interesaba el tema.

Con la misma saltan a hablar del Hotel Playa Grande (Los Pocillos);

  • “Estuvo gente de ocupa”
  • Querían hasta llenar la piscina.
  • Estuvieron más de diez años.
  • Loa que no cobraron cambiaron el bombín y cogieron los apartamentos para veranear los hijos.

Uno me miraba, de reojo, mientras yo escribía, tratando de no dar la impresión de que les escuchaba. Se ve que me habría visto en Lancelot Televisión, o me conocería de mi paso por la política.

Saltan a hablar de El Cangrejo (Pedro de Armas):

  • “Cogió La Peñita. Hizo billetes.
  • Tiene más perras de las que nosotros imaginamos.
  • Yo le llamo la jaca.
  • El Cangrejo y el Salao son consuegros.
  • Eran. Ya no son consuegros.
  • La mujer del Salao es de Tinajo.

Dentro, la tele puesta. El Telediario de La 1. Sin voz. Solo las imágenes en una tele plasma grande. Nadie la miraba.

Algo dijo otro sobre un sobrino de Cándido Reguera, “Alcalde de Arrecife, que ya murió”. Algo dijeron del Islote (el de la Fermina, que ciertamente doña Fermina era abuela de Cándido). Algo decían del Islote, pero no acabé de enterarme.”

En esto llega David. Fin de la transcripción. Entramos a la barra. El pide un café y paga la menta poleo que yo  había tomado. Y nos vamos. Sería sobre las ocho y media. Nos vamos. Tiramos para La Villa.

De todo aquella conversación, ni una sola cita al PSOE. Ninguna crítica. Tampoco alabanzas, cierto.

Parte de toda la información, o desinformación, de la que se hablaba en aquel bar, lo mismo que en todos los bares de los barrios de Arrecife, procede del saber popular, muchas veces tergiversado por el paso de boca a boca, mal hecho, mal oído o intencionadamente manipulado. Otras de las cosas, en aquel momento puntual, solo podía haber llegado a aquella buena gente, la mayoría, mediante los medios de comunicación, radio o televisión, o propaganda muy bien organizada.

Eso lo hace muy bien el PSOE. Distribuye muy bien la información mediante el gran ejército de personas que durante sus muchos años de gobierno en el Ayuntamiento de Arrecife fueron entrando a trabajar y que hoy, muchos, ocupan puestos estratégicos. O simplemente están, muy agradecidos, lógicamente.

Días después, haciendo números con alguien que no entendía cómo y por qué aseguraba que en Arrecife ganará el PSOE, asumía mi conclusión de que, en Arrecife, el PSOE tiene un suelo electoral de unos 3.500 votos. Si la participación, como ocurrió en 2015, ronda apenas el 50%, indiscutiblemente, el PSOE será al partido más votado, “aunque ponga a una cabra de candidato”, como decía el bueno de Francisco el barbero. Que por cierto era socialista cerrado.

Por cierto, ganamos. La partido de envite, ganamos tres chicos a dos. Pero bien. Allí, en el bar de la Sociedad de Teguise me enteré de que el próximo consejero de Deportes del Cabildo, que será nombrado a propuesta del Partido Popular, será Lorenzo Reyes. Las fuentes eran bastante autorizadas. Unos días después Lancelot Digital adelantó la noticia en primicia. Por lo que he podido saber, ni a Pedro San Ginés ni a Astrid Pérez, gustó nada que, recogido de fuentes solventes que son voz populi, Lancelot se hubiera hecho eco.