08:25 h. sábado, 03 de diciembre de 2022

Para nosotros siempre es 22 ¡Descolonización e Independencia!

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  17 de octubre de 2018 (11:02 h.)
Manifestación 22 Octubre 2016 3

Ministerio de Ciencias Sociales de la República Democrática Federal Canaria

 

El próximo 22 de Octubre de 2018 (2968 del calendario wuanche dado que empezamos a contar casi un milenio antes) conmemoraremos el 54 aniversario de nuestra libertaria bandera, la tricolor (blanco, azul celeste y amarillo) con 7 estrellas verdes, bandera que desde su creación en la ciudad magrebí de Argel, en el año 1964, por el Movimiento para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), siendo su Secretario General el Sr. Antonio Cubillo, ha sido asumida mayoritariamente por nuestro pueblo como símbolo de rebeldía y liberación de nuestra patria, Canarias, bajo la única consigna libertaria en una colonia ¡Descolonización e independencia!

El colonialismo y sus palos en las ruedas de nuestro carro libertario. Transcurría el año 1495 cuando el sanguinario genocida Alonso Fernández de Lugo apadrinó por primera vez una consigna divisionista entre nuestro pueblo. Ocurrió en la Plaza de Abajo o Plaza de la Libertad, en la ciudad de Aguere (Chinet) cuando uno a su servicio, con cargo de capitán, intentó separar a dos compatriotas canarios que bregaban en la citada plaza, pensando el capitán que se peleaban pues no entendía que nuestra lucha no es más ni menos que un ejercicio de entrenamiento de guerrilleros: “No los separes, déjalos que se peleen entre ellos” le arengó el de Lugo. Desde ese aciago día el criminal  colonialismo español no ha parado de conspirar para desviarnos de lo que ya, afortunadamente, parece irreversible, nuestra amada liberación del yugo del colonialismo del reino de España, forjado a raíz del sometimiento de nuestra patria y cuya táctica principal consiste en dividirnos y amedrentarnos, divisiones unas veces sutiles y otras no tanto.

Del “socialismo es libertad” al viva Canarias “libre y socialista”. Fue el patético personaje Jerónimo Sahavedra, conocido popularmente como “El Rey Momo”, el mismo que, con el no menos patético Felipe González, descuartizó la flota pesquera canaria con el desguace tanto de nuestros barcos como de nuestras industrias conserveras, fundamentalmente en Lanzarote, en cuyo solar ahora construyen un tremendo centro comercial para continuar con la ruina de nuestro pequeño y mediano comercio, fue esta esbirro al servicio de la lacra del colonialismo decimos el que acuñó, fallecido al antepenúltimo dictador (hasta ese momento tanto el como sus correligionarios del Partido Socialista Obrero Español -PSOE, el de los GAL- estaban viviendo al calor de las catacumbas), la sentencia “socialismo es libertad”, que luego algunos ingenuos independentistas canarios tornaron en la no más afortunada frase “viva Canarias libre y socialista”, en una lamentable ejemplo de lo que el mismísimo Lenin definió como “El izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo”, muy izquierdistas, muy socialistas, muy comunistas todos ellos, a los que les vendría bien leer o repasar si ya lo han hecho el magnífico texto “El derecho de las naciones a la autodeterminación” de V. I. Lenin (aunque la mona se vista de seda mona se queda, dice el adagio popular). Esto no constituye un asunto sin la menor trascendencia entre organizaciones que, supuestamente, bregan por la descolonización e independencia de Canarias, porque la libertad es para todos y todas los canarios y canarias o no será para nadie: los abra que quieren una “Canarias libre y comunista”, “Canarias libre y cristiana” (ahi tienen a la imagen de la Candelaria haciendo la campaña electoral del actual presidente del Cabildo tinerfeño, usurpando el principal centro de culto de los manches de Chinet, el santuario de la sustentadora del cielo y la tierra, Chaxiraxi, para vergüenza y oprobia de cristianos y laicos), “Canarias libre y musical” como rezaba una pintada realizada en el Conservatoria de la ciudad de Añashw n Chinet y así hasta el infinito y más allá, consignas todas ellas que, no sólo no unen a nuestro pueblo sino que lo dividen y bien dividen para gusto y regocijo del colonialismo. Ya lo decía el compatriota Secundino Delgado, que muchos citan con la boca llena pero pocos estudian:”Tenemos que hacer el apostolado entre todos los paisanos, no importa la ideología de esos paisanos”.

El mantra de la autodeterminación. Ya hemos citado la palabra autodeterminación cuatro veces contando esta última en este texto, la primera en la definición del MPAIAC, que originariamente se denominó Movimiento para la Autodeterminacióndel Archipiélago Canario y, gracias al genial líder anticolonialista guineano Sekou Touré que mejor que nadie asesoró al compatriota D. Antonio Cubillo sugiriéndole que introdujera en el nombre de la organización la palabra Independencia, pues es de primer curso de ciencias políticas que la autodeterminación se aplica a naciones que se han unido voluntariamente, como la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), algunas de las cuales han accedido a la independencia aplicando esta principio. Cuando las naciones no se unen voluntariamente, sino mediante sometimiento colonial a través de las armas, como es el caso de Canarias, se procede a descolonizar el territorio y proclamar la independencia. Pues todavía hay organizaciones canarias que proclaman la autodeterminación o el derecho a decidir que les suena más “moderno y progre” para regocijo también del colonialismo que aplaudiría esta opción, sabedores los muy ladinos de que con el pleno dominio educativo, económico, religioso, de medios de comunicación y con medio millón de extranjeros con derecho a votar tendrían garantizadas las cadenas de nuestro pueblo per secula seculorum. La propia convocatoria de la manifestación el próximo 20 de Octubre en Aguere incluye, incomprensiblemente, la dichosa palabreja, dicho sea con todos los respetos allí donde proceda o sea, reiteramos, en aquellas naciones que se han unido voluntariamente pero no aquí: nadie nos preguntó jamas si queríamos ser españoles.

Otro mantra más o comulgar con ruedas de molino: un estatuto de neutralidad para canarias. Por la misma época en la que al esbirro “Rey Momo” se le ocurrió lo de “socialismo es libertad” otro más que esbirro traidor a la patria, un tal Melchor Núñez, en aquel momento liderando el Partido de Unificación Comunista de Canarias (PUCC) se le ocurrió lo del estatuto de neutralidad para Canarias, con librito incluido argumentando la propuesta en unas cuantas páginas (pocas, que el cerebro no estaba para mucho esfuerzo). El citado, que llegó a pedir el voto en Canarias para el vasco Chema Montero al parlamento europeo representando a Herri Batasuna en las elecciones de 1987 en un local lleno de ikurriñas, que no de nuestra tricolor con 7 estrellas verdes, finiquitó su triste vida política en el PSOE y el CCN de Ignacio González, el del pelotazo de las Teresitas, respectivamente aunque, no por casualidad como veremos posteriormente, su propuesta de estatuto de neutralidad lo siguen abanderando algunos que dicen luchar por la liberación de nuestra patria ¡Cuando te piquen los mosquitos sácales el estatuto de neutralidad! ¿Se imaginan ustedes las risas de las monarquías borbónica y alauita (no los hermanos pueblos español y marroquí sometidos por esas monarquías) viendo como nos independizamos amparados por un estatuto de neutralidad rodeados de gas, petróleo, el banco pesquero canario-sahariano y un sinfín de codiciados minerales, casi toda la tabla periódica de Mendeleiev y aún más minerales? Somos pacíficos y pacifistas, pero no ingenuos, por decirlo de forma suave. Canarias tiene que recuperar sus milicias, hombres y mujeres integrados en la sociedad civil pero entrenados para defender su patria, capaces de movilizarse al cien por cien en menos de 24 horas si fuera o fuese menester, así como una potente defensa aérea, terrestre y, sobre todo, marina que defienda nuestras fronteras, profesionales ocupados en tiempos de paz en labores medioambientales, sociales y de cooperación ante catástrofes nacionales e internacionales.

En conclusión, son mantras todos ellos, eslabones de las cadenas que nos mantienen cautivos, propagados sutilmente por el colonialismo infiltrado entre nuestros compatriotas que los asumen, conscientes o no,  que, afortunadamente, hemos superado y, por lo tanto, no cometeremos el error de asumir ninguno de ellos, los proponga quien los proponga y nos da igual en nombre de qué persona, organización o propósito se hagan. La diferencia entre las organizaciones que defienden la asunción de los conceptos descritos como “mantras” y las que bregamos por la descolonización e independencia no son asuntos de la menor importancia e intrascendentes, son diferencias tan abismales y de tal envergadura como la diferencia entre seguir siendo una desdichada colonia y un país libre, sin frenos en nuestra senda libertaria ¡Pa´atras ni pa`coger impulso!

En última instancia llamamos a la movilización a todos los demócratas en general y a todos los anticolonialistas en particular por la Descolonización e Independencia de Canarias, asistiendo masivamente a la manifestación convocada el próximo día 20 de Octubre en Aguere (sin excusa que valga, pues aunque los pasajes no son gratuitos-el cacareado descuento de los pseudonacionalistas de “Colisión” Canaria y Nueva Canarias-de logro histórico lo califica el genuflexo- es otra subvención a las navieras y compañías aéreas: basta consultar en internet viajes tanto de avión como de navieras en Europa y confrontarlos que los de Canarias), si será gratis la estancia en casas de familiares y amigos, que será un placer y una nueva oportunidad de reencontrarnos), así como a la participación y organización de todo tipo de actos: culturales, sociales y deportivos, en conmemoración de tan importante efeméride. No vamos a reivindicar ni el marxismo, ni el leninismo, ni el mahoismo, ni el taoísmo, ni el budismo, ni el feminismo, ni el machismo, ni el ecologismo, ni el liberalismo, ni el capitalismo, ni siquiera la autodeterminación: vamos a reivindicar la DESCOLONIZACIÓN E INDEPENDENCIA.

Ministerio de Ciencias Sociales de la República Democrática Federal Canaria