03:47 h. viernes, 27 de mayo de 2022

LOS ASAMBLEARIOS PROPONEN QUE EL AYUNTAMIENTO RESERVE PLAZAS DE EXPLOTACIóN DE VENTORRILLOS Y OTROS PUESTOS A LAS LAS FAMILIAS CON MENOS RECURSOS

SOMOS LANZAROTE apuesta por un enfoque más social de las fiestas populares de Teguise “que evite convertirlas en un mero negocio”

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  30 de octubre de 2015 (15:00 h.)
equipo somos

SOMOS LANZAROTE, plataforma que integra a las fuerzas transformadoras de la isla, ha presentado una propuesta al Ayuntamiento de Teguise para que se reserven un número mínimo de puestos en las fiestas populares del municipio (ventorrillos/casetas) para su explotación por parte de los vecinos con menos recursos.

Teniendo en cuenta que el sistema de subasta contemplado en la ordenanza vigente establece un sistema de baremación para otorgar puestos en las fiestas populares que premia de manera casi exclusiva al solicitante que aporte una cuantía económica mayor, SOMOS LANZAROTE propone que este Ayuntamiento evite convertir las fiestas populares en un mero negocio, realizando un enfoque más social de las fiestas”, apunta Omaira Díaz, concejal y portavoz del grupo SOMOS LANZAROTE en el Ayuntamiento de Teguise.

Igualdad de oportunidades

Desde SOMOS LANZAROTE proponen que los solicitantes sean seleccionados por un método distinto al de la subasta, con base en un informe que emita el Área de Servicios Sociales de la propia institución y que estos usuarios abonen el importe mínimo establecido en la ordenanza una vez finalicen las fiestas, para evitar una inversión a la que no puedan hacer frente, estableciendo un método de garantía. Asimismo que sea el propio Ayuntamiento el que facilite todos los medios necesarios para la apertura de las instalaciones como por ejemplo, caseta, suministro eléctrico u otros medios y actúe como avalista de cualquier compra para el suministro de artículos para la venta en dicho puesto.

El modelo actual no fomenta la igualdad de oportunidades, favoreciendo el acceso a aquellas personas con mayor capacidad de inversión. Nuestra propuesta es una oportunidad para que los vecinos con menos recursos puedan obtener unos ingresos extra y evita que las fiestas populares terminen convirtiéndose en un negocio para el propio Ayuntamiento”, asegura Omaira Díaz.