01:22 h. lunes, 19 de abril de 2021

"En el confinamiento no está la solución"

 |  16 de enero de 2021 (14:08 h.)
Magazine Lanzarote 2
MAGAZINE LANZAROTE 

Las aguas fecales por ejemplo y para comenzar el artículo, nos preguntamos ¿pudo incrementar las aguas fecales el Covid en Lanzarote?

Recordaran que el Cabildo de Lanzarote puso marcha un sistema de detección de Covid-19 en aguas residuales en los principales colectores de los municipios.

Lanzarote pudo monitorizar y detectar la Covid en las aguas residuales, gracias al denominado Sistema de Alerta Temprana. Un sistema de análisis y detección homologado por el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos. El objetivo es anticipar la capacidad de detección del Coronavirus, para intervenir en los núcleos donde el virus pueda estar contagiando.

Recordaran que se mando a realizar 6.000 test de coronavirus en dos barrios de Arrecife

El sistema de alerta temprana, a través del análisis de aguas residuales, detect0 una mayor carga viral de Covid-19 en San Francisco Javier y Tinasoria

Si en las aguas fecales encontraron el virus, no será de extrañar de que el incremento alarmante de covid en la isla se deba a las aguas fecales.

Arrecife y muchos puntos de la isla se inundo de aguas fecales con las primeras lluvias de la tempestad Filomena.

Las toallitas recorrian las calles en ríos de aguas fecales a consecuencia de la falta de una red de pluviales decentes, la gente caminaba entre estas aguas y circulaban con sus coches por las mismas y el mal olor se respiraba y la suciedad duro varios días.

Quién dice que después de lo ocurrido con las aguas fecales, los barrenderos y el material que recogen no está contaminado y estos lo esparcen al barrer por todas las calles, en el vertedero de Zonzama se reciben todo tipo de materiales no es de extrañar que sus trabajadores corran el riesgo de ser contagiado, miles de aves se alimenta de la basura del vertedero y estás vuelan y se alimentan por toda la isla. ¡La cadena de transmisión es muy amplia en una isla pequeña de apenas 54 kilómetros!

Por cierto a pesar de estar en el nivel 3, los puertos y aeropuertos siguen abiertos para los vuelos nacionales e internacionales, la salida solo está prohibida para los que residen en Canarias.

No hay logística especializada ni para poner vacuna, ni para buscar cadenas transmisoras, lo facil siempre es atacar las agrupaciones de personas.

La solución fácil que un día algún iluminado se le ocurrió fue el encierro del pueblo y los demás le siguieron y repitieron como loritos y en esa fórmula del confinamiento están estancados y no buscan otras soluciones.

El confinamiento es más perjudicial que beneficioso y para nada resuelve el problema, está más que demostrado, el confinamiento solo sirve para destruir las empresa, los puestos de trabajo y la calidad de vida. ¡Busquen otras soluciones y actúen inmediatamente de forma seria y responsable!

La lista de animales vulnerables al coronavirus es mucho más larga de lo se creía.

Un análisis genómico revela que no solo los humanos, los gatos y visones (entre otros casos conocidos) pueden ser víctimas de la infección por SARS-CoV-2.

Ahora empezamos a saber que el nuevo coronavirus supone también una amenaza potencial para muchas otras especies de animales.

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de California en Davis (Estados Unidos) publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences se ha basado en el análisis genómico para comparar el principal receptor celular del virus en humanos, con el de más de 400 especies de animales vertebrados, incluidos aves, peces, anfibios, reptiles y mamíferos.

Algunos mamíferos marinos como las ballenas grises, los delfines nariz de botella y otros.

Agua sucia cae al mar, los peces se alimentan, contagian y transmiten.

Son muchos los pescadores de orillas y de costa que todos los días pescan y venden sus capturas.

Nos preguntamos ¿Fueron las fiestas de Navidad o realmente fue las aguas fecales?

Lógicamente la clase política seguirá insistiendo que fueron las fiestas familiares en Navidad, aunque nos tuvieron nadando y respirando aguas fecales.