23:20 h. jueves, 27 de enero de 2022

Investigación de la presunta manipulación estadística Facebook

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  01 de abril de 2017 (09:14 h.)
Facebook

ANTONIO LEAL

Hace algún tiempo tras comprobar ciertos detalles que nos mosqueaba muchísimo y tras buscar información sobre el tema en las redes, tuvimos la posibilidad de leer un artículo denominado “La Estadísticas de Facebook. La gran mentira”, nos hemos dado cuenta que el problema no lo teníamos solo nosotros, existían otras personas que se había dado cuenta de lo que estaba ocurriendo. Haciendo uso de parte de los comentarios de dicho artículo y exponiendo nuestros propios criterios, queremos dar a conocer la investigación minuciosa que sobre este tema hemos realizado y que podemos demostrar.

Soy el presidente de una Confederación Social Autonómica en Canarias (Confederación Autonómica Canaria Titeroygakat) y siempre he hecho hincapié en prestarle mucha atención al análisis de los datos, ver qué funciona las redes y en base a eso, replantear la estrategia de nuestras actividades sociales hasta ‘dar con la tecla.

Pero, ¿qué ocurre en el momento en el que tampoco nos podemos fiar de los datos disponibles? En las distintas redes de Internet y digo esto porque, de un tiempo a esta parte, han empezado a pasar cosas raras en las estadísticas de los perfiles de Facebook en las cuentas personales y de los colectivos sociales que representamos. Pero extrañas, raras y presuntamente me hace pensar en la posible manipulación intencionada de los datos.

Publicaciones que siempre habían tenido un nivel superior a la media de repente y sin una explicación valida tenían pasaban a tener alcance inferior a la media…La gente pinchaba en ‘Me gusta’, las comentaban y las compartían, y el alcance era igual o peor que el de otras publicaciones que habían pasado sin pena ni gloria. En un principio pensamos a un desajuste entre el horario de las publicaciones y las horas a las que los fans realmente se conectaban, pensamos en el contenido de los artículos, pensamos en el tipo de seguidores que podíamos tener, así que teniendo en cuenta todos estos detalles decidimos abrir una minuciosa investigación durante un mes.

213 colectivos sociales de toda Canaria y 1067 personas componentes de los grupos de gobiernos de estos colectivos sociales, desde sus ordenadores y cuentas particulares, tres veces al día mañana, tarde y noche actuaron y trabajaron seriamente para averiguar que podía estar ocurriendo, comenzamos a publicar tres artículos distintos diarios durante todo el mes y mire ustedes por donde “salto la gran sorpresa”, todos los días actuaban en cada artículo un total de 1280 ordenadores y el mismo número de cuenta y personas, todas ellas pinchaban en me gusta, compartían y dejaban comentarios y, fue brutal lo que descubrimos, el alcance caía en picado hasta niveles absurdos…en algunos casos, hasta niveles imposibles, en las estadística de cada artículo, no aparecía ni el 5% de las personas que habían actuado en los citados articulo y en ocasiones cuando alguna cuenta se dispara por la gran cantidad de seguidores que tiene y sube demasiado en la estadística, automáticamente se inventan cualquier tipo de disculpa para bloquearla durante un mes y de esa manera consiguen paralizarla. ¿Qué puede estar pasando, no preguntamos? No quisiéramos creer que la clave sea el vil metal.

¿Y ahora qué?

Parece claro que Facebook, además de querer vender más publicidad (cosa que me parece lógica), ha traspasado la línea de la ética y presuntamente y según lo investigado puede ser de que trate de hacernos creer que nuestro alcance es muy inferior al que realmente logramos, a fin de que pasemos por caja. Entre esto y los datos que revelan que los usuarios más jóvenes están empezando a ‘pasar’ bastante de Facebook, creo que ha llegado el momento de replantearse el uso que le podemos dar a Facebook dentro de nuestras futuras estrategias de comunicación.

Creemos que es normal que no sintamos engañados y estafados después de invertir tanto esfuerzo en hacer crecer Facebook.

Se puede decir más alto pero no más claro! esto es de traca, de agárrate que vienen curvas y de no te menees!.

Es una pena tener que compartir estas lastimosas experiencias gracias a los Sres. de Facebook, que día a día parecen estar empeñados en cargarse su propia red social.

Sabemos que ahora solo quieren ingresas y de ahí que presuntamente puedan estar retocando sus estadísticas para dar unos datos falsos o inexactos para que tengamos que promocionar nuestras páginas.

Lo que hablábamos, habrá personas y empresas que no quieran o no puedan pagar esa promoción y que tengan que buscar publicitarse en otras Redes Sociales, menos adulterada.

 

Sin embargo, Facebook está tensando tanto la cuerda que quizá llegue un momento en que se rompa y tenga que dedicar más tiempo y esfuerzo en expulsar de su red a los que incumplen sus normas que en lo que realidad debería hacer: convertir su plataforma en un canal interesante en el que usuarios y empresas puedan convivir y ambos colectivos salgan beneficiados por pertenecer a dicho canal.