00:42 h. domingo, 03 de julio de 2022

LA SENTENCIA CONFIRMA LA EXISTENCIA DE UN DELITO PENAL POR PARTE DE AQUELLAS PERSONAS QUE EJERCEN SIN TITULACIóN NI COLEGIACIóN

EL JUZGADO DE LO PENAL VUELVE A DAR LA RAZÓN AL COLEGIO DE  FISIOTERAPEUTAS EN UN NUEVO CASO DE INTRUSISMO

laverdaddelanzarote.opennemas.com  |  19 de octubre de 2015 (11:43 h.)
utilidades_imagenes.inc

El Juzgado de lo Penal nº1 de Arrecife, ha condenado a R.P.V por un delito de intrusismo en el ámbito de la fisioterapia al quedar probado que, desde el año 2008 “realizaba actos propios de la fisioterapia en un centro de Arrecife sin tener título académico para ello y sin estar inscrito en el correspondiente colegio profesional”.

 

El juzgado de lo Penal número 1 de Arrecife ha vuelto a dar la razón, con una nueva sentencia firme, al Colegio de Fisioterapeutas de Canarias en su defensa de la profesión y su lucha contra el intrusismo.

En concreto, por sentencia del 28 de septiembre de 2016, el Juzgado de lo Penal nº1 de Arrecife, ha condenado a R.P.V por un delito de intrusismo en el ámbito de la fisioterapia al quedar probado que, desde el año 2008 “realizaba actos propios de la fisioterapia en un centro de Arrecife sin tener título académico para ello y sin estar inscrito en el correspondiente colegio profesional”. Además el centro en el que realizaba sus actos fisioterapéuticos ha sido clausurado.

Desde el Colegio se recuerda que esta es la segunda vez que un juzgado condena por lo penal a un falso profesional por un delito de intrusismo. “Queremos”, destacan desde el Colegio, “trasladar a la población que ejercer actividades propias de un fisioterapeuta sin serlo es un delito grave de carácter penal,  lejos de quienes consideran que se trata de un tema de corporativismo o de defensa de intereses colegiales”.

Desde el Colegio se insiste en que esta sentencia viene a apoyar la lucha que se viene realizando contra el intrusismo, y se recuerda que la fisioterapia es una profesión regulada por una titulación oficial de formación universitaria, y para cuyo ejercicio el fisioterapeuta, como profesional sanitario, debe estar inscrito en un colegio profesional.

Es por ello que se hace también un llamamiento a la población para que exija siempre ser tratado por un fisioterapeuta, solicitando su número de colegiación, obligatorio para el ejercicio profesional, y que compruebe además que el centro está debidamente autorizado por el Servicio de Acreditación de Centros del Servicio Canario de la Salud.