06:52 h. viernes, 09 de diciembre de 2022
Gabriel Domínguez Rodríguez

¡POR UNA CANARIAS AUTOSUFICIENTE!

Secretario General de FLNAC

Gabriel Domínguez Rodríguez | 04 de julio de 2022

Tierras de cultivo

Se ha hablado mucho y con mayor intensidad sobre la Seguridad Alimentaria, la Autosuficiencia Alimentaria y el Autoconsumo. Estamos observando que a nivel mundial multitud de ingenieros e ingenieras ya sean chinos, australianos o libios han hecho un sinfín de estudios para lograr hacer de los desiertos y de las tierras de cultivo abandonadas un vergel dónde obtener frutas, verduras, hortalizas y pastos para el ganado.

En el año 1984 del pasado siglo Muammar Gaddafi encargó a ingenieros libios y extranjeros la construcción del Gran Río Artificial el cual fue un complejo sistema de irrigación de 4.500 km de largo, estructurado en diversas canalizaciones contando con 1.300 pozos de agua a 500 metros bajo el suelo que permitieron producir 6.500.000 m³ para la actividad agrícola logrando abastecer 130.000 hectáreas de tierras cultivabes y desde el año 1997 a Trípoli, la capital de Libia.

Sistema de irrigación en Libia
Sistema de irrigación en Libia

Pero no sólo se queda el tema aquí, China logró hacer experimientos de regadío con agua salada en el desierto de Dubai con excelentes resultados, pues se logró cosecha 8 TONELADAS DE ARROZ, lo que permite alimentar a 200 MILLONES DE PERSONAS e incluso los agrónomos australianos han demostrado que con agua salada se ha logrado cultivar en el sur de australia 15.000 TONELADAS DE TOMATES. Lo que biene a ser un auténtico hito en la proddución agrícolas sin fertilizantes puesto que en las arenas del desierto debido a la aridez hay inmensas reservar de agua salada con proteinas tan ricas para verduras, frutas y hortalizas tales como el calcio o el magnesio.

En Canarias tenemos una variedad de microclimas y una tierras de cultivos con una calidad espectalucar, pero abandonadas a su suerte debido al monocultivo turístico que el Gobierno Colonial Español nos ha impuesto. Actualmente hay 100.000 hectáreas de cultivo abandonadas en Canarias y sólo 45.000 ha están produciendo actualmente. Lo que pone en prejuicio a nuestra seguridad alimentaria. De ahí que importemos el 98% de nuestra producción. Principalmente desde España lo que nos convierte en el 6 mercado de exportaciones de España con una cuota de mercado del 2,6% similar a la de Bélgica u Holanda. De hecho en el decenio 2010-2020 Canarias importó de España 110.000 millones de euros en productos, muchos de ellos de primera necesidad.

Podemos solucionar esta problemática utilizando el agua salada lo que nos permitiría desarrollar una agricultura barata, ecologíca, de calidad, rentable y competitiva. Se puede aprovechar la aridez del Sur de Tenerife, del sureste de Gran Canaria, de Lanzarote y Fuerteventura para producir; vid, cebada, trigo, olivas, cereales, arroz, sandías, tomates y beterrada. Puesto que son cultivos muy tolerantes al agua de mar. Para la producción de azúcar, café, tabaco, papayas, plátanos, papas, tubérculos, verduras de todo tipo y frutas tropicales hemos de utilizar las zonas elevadas y húmedas de Tenerife, Gran Canaria, La Palma y El Hierro ya que nos permitiría combinar el agua salada con el agua dulce para reducir el sodio lo que nos da pie a aprovechar al máximo el calcio y el magnesio para fertilizar, no dañar y sacarle la máxima productividad a las tierras.

En cuanto al agua dulce podemos tener acceso tanto a la de las galerías como a la de la lluvia. Hay que por tanto hacer una explotación moderada de ella para conservarla a largo plazo realizando sus respectivos parones biológicos para que se regenere. En cuanto al agua de lluvia y para evitar que se pierdan miles o incluso millones de metros cúbicos de agua hemos de construir saltos de agua en los encajes más anchos de los barrancos para almacenarla y con un sistema de bombeo y de canalizaciones transportarla hacia las tierras de cultivo.

Sobre la ganadería hemos de reponer nuestra cabaña ganadera, ya que los políticos de coalición canaria se han encargado de que a través del timo de la enfermedad de las vacas locas nuestra cabaña haya perdido MILES de CABEZAS DE GANADO. Para ello hemos de importar cabezas de ganado vacuno desde Argentina y Brasil, ganado caprino de Madeira y Azores, ganado bovino desde las Islas Malvinas, ganado porcino desde Cuba, ganado de avicultura desde Marruecos o Argelia. Con esa tática lograremos aumentar la población y la producción ganadera en Canarias y de ahí crear sus industrias derivadas (textil, cárnica, láctea, quesera…).

La pesca es una tarea pendiente que tenemos en Canarias puesto que actualmente sólo el 1% de las población activa en Canarias se dedica a la pesca. Para ello, hemos de primero descolonizarnos y ser un país libre para que según el artículo 59 de la CONVEMAR podramos resolver el problema marítimo con el Reino de Marruecos, logrando establecer nuestra ZEE de 700.000km2 de mar y nuestra mediana marítima con Marruecos. Una vez hecho esto, pasaremos a recuperar el 90% de la biodiversidad perdida para ello desviaremos los sumideros en el mar y a pie de costa hacia plantas procesadoras de biomasa para producir energía. Una vez recuperada la biodiversidad perdida, procederemos a explotar de forma moderada, haciendo los parones biológicos establecidos nuestros fondos marinos. El caladero Canario-sahariano ofrece el mayor banco de peces y mariscos del mundo lo que nos da pié a realizar una gran industria pesquera y conservera del mundo, convirtiéndono en una potencia mundial tanto en el ámbito del mar como en otros ámbitos. Añadir que Canarias tiene que desarrollar una flota pesquera nacional propia y netamente Canaria, dónde solo puedan pescar barcos de pabellón canario.

Como pueden ustedes ver, Canarias ofrece cientos e incluso miles de posibilidades para que los canarios y las canarias tengamos trabajo, podamos vivir y comer bien. Sólo tenemos que liberanos del yugo colonial español y convertirnos en un Estado libre y soberano.

Otros autores
Facebook