08:06 h. jueves, 20 de enero de 2022
Juan Francisco Ramírez

Retención de Evo Morales. Clara vulneración de la Convención de Viena

Abogado, investigador y analista polítco

Juan Francisco Ramírez | 05 de julio de 2013

Teniendo en cuenta la costumbre internacional avalada por el aforismo "Par in parem non habet imperium" (Entre iguales no existe sumisión) y los principios de igualdad, independencia y de dignidad de los Estados, la doctrina imperante que se fue consolidando en particular en el siglo XIX y a inicios del XX, es la de la inmunidad de los Estados.

 

El objetivo de los principios apuntados en el párrafo anterior, son los de garantizar, resguardar, y exceptuar a los Estados del sometimiento incontrolado a la jurisdicción o soberanía de otro Estado, salvo en caso de renuncia a tal prerrogativa.

Lo anterior, ha ido atemperándose, paulatinamente, debido a los nuevos modelos de funcionamiento de los Estados, pero no al extremo de interferir, legalmente, en los asuntos internos de otro, menos aún de obviar la soberanía que reviste, tanto a los mandatarios como a las instituciones públicas que representan fuera la extensión de dicha soberanía.

Expuesto lo anterior, hemos de centrarnos en el hecho absolutamente reprobable, de lo recientemente acontecido con el vuelo del Presidente de Bolivia (Evo Morales), en el que varios países, olvidando los principios de derecho internacional público, y de cortesía entre Estados, rechazaron autorizar la escala técnica solicitada por un País soberano cual es Bolivia, amparándose en argumentos sin fundamentación jurídica alguna, y sin contar con las consecuencias que ello podría traer,

Debemos ponderar, que lo acontecido con el vuelo del Presidente Evo Morales, es una clara y flagrante vulneración de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, de 18 de abril de 1961 (en vigor el 24 de abril de 1964); por lo que, los vuelos de los presidentes del mundo, no pueden ser obstruidos o retenidos, es decir, están revestidos de inmunidad.

Es inconcebible que un avión de un Estado soberano, que transporta, nada más y nada menos, que al Presidente del mismo, se le niegue la escala técnica, para repostar, y se le retenga durante algo más de 13 horas en un aeropuerto (Viena) sin miramiento alguno. Ello, nos debe llevar a pensar el poco respeto por el Derecho Internacional que algunos países tienen, cuando se trata de otros que ellos consideran menores o de escaso valor.

Todo ello, producto de una infundada presuposición de que un ciudadano que, presuntamente habría descubierto unos extraños manejos de información detraída a esos mismos países que, por razones incognoscibles, prefieren demonizar al supuesto mensajero (E. Snowden); nada nuevo bajo el Sol.

Cabría preguntarse, si esos mismos países, Austria que retuvo durante horas el avión donde viajaba el Presidente Evo Morales, de manera totalmente injustificable; o el caso de Francia, Italia y Portugal, que le negaron el sobrevuelo ¿Se hubiesen atrevido a hacer lo mismo de tratarse de un avión con el Presidente de China en su interior?

Como decía un gran tratadista internacional, y me sumo a tal afirmación, el Derecho Internacional Público se cumple o respeta según la fuerza que posea el Estado al que se le vaya a aplicar.

En fin, desde estas pocas líneas manifestar el más patente y firme rechazo a la falta de consideración, cuando no de respeto, de la que han hecho gala ciertos Estados europeos, ante el Estado de Bolivia, vulneración de de la inmunidad de los Estados, la cual se ha perpetrado en la persona de su Presidente don Evo Morales Ayma; conculcándose la Convención de Viena de 1961, precisa y curiosamente en el mismo país que le da nombre.

Otras opiniones
Otros autores
Facebook