00:10 h. martes, 05 de julio de 2022
Juan Francisco Ramírez

Unión Europea y pobreza en Canarias

Abogado, investigador y analista polítco

Juan Francisco Ramírez | 13 de noviembre de 2013

 

La Europa que creíamos de las mejoras sociales, nos ha devuelto a tiempos pretéritos del hambre y la miseria;  sino, léanse los titulares de los últimos meses destacados en la prensa local: “El Gobierno de Canarias facilitará el desayuno a más de ocho mil niños en los colegios canarios”[1]

La ubérrima pobreza que padecen muchas familias canarias; según el informe elaborado por UNICEF 2012-2013 “…112.000 niños viven bajo el umbral de la pobreza en Canarias”[2] supone algo inaudito respecto a lo que se esperaba cuando nos introdujeron (sin consulta) en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE), hoy Unión Europea (UE), y en el sistema monetario (Euro).

Allá por los años ochenta y noventa del siglo pasado, se nos vendió el modelo de avances sociales y niveles de calidad de vida, que suponía la pertenecía a Europa; nuestros representantes del momento, nos encandilaban con las bondades de pertenecer al mercado único europeo, pero lo que no nos dijeron qué tipo de mercado único se trataba; hoy lo sabemos, tras el brusco despertar del sueño en el cual nos habían sumido, se trata del mercado de la hambruna, de los recortes sociales, de la venta de las más de 120 empresas públicas[3] que reportaban beneficios al erario público español; el mercado de los recortes salariales y del trabajo precario; el mercado del pago por pedir justicia (tasas judiciales); el mercado de la expulsión de nuestros jóvenes más preparados; el mercado de la sanidad privada; en resumen, el mercado único de las miserias humanas aplicado a las clases menos favorecidas de la sociedad, aparejada con la desaparición de las clases medias. Ello, la globalización, es decir, la privatización de las riquezas públicas, y la sociabilización de las pérdidas.

Semanas atrás nos informaban los medios de comunicación local, que gracias a las ayudas del Gobierno de Canarias, podrán desayunar 10.808 alumnos de infantil, primaria y secundaria; nos lo dicen como algo de gran importancia, cuando lo que realmente nos están diciendo, hemos fracasado; volvemos a la época de tiempos que creíamos erradicados, es decir, a las etapas de la execrable posguerra civil española, solo faltaría mentar la tristemente célebre «cartilla de racionamiento». La Troika, ha hecho retroceder las manecillas del crono histórico,  algo más de cuarenta y cinco años.

Para los que continúan empecinados en justificar la continuidad del modelo genocida de la moneda única; véanse si no, qué son los miles casos de suicidios por no poder afrontar un sistema depredador e inhumano, sistema que prima al dinero antes que la vida de los seres humanos. A esos, les diré que basta pensar en humanidad, para apostar por recuperar la soberanía monetaria, es decir, salir urgentemente de la moneda única, pues de lo contrario, cuando vayamos a intentar salir, entonces, quizá será demasiado tarde. Por cierto ¿Cómo denominaríamos a este tipo de sistema, que, insisto premia el papel del capital sobre el de la calidad de vida de los seres humanos?[4]

En cuanto al papel que ha venido jugando el Gobierno de Canarias, durante años, suscitar una serie de preguntas; por qué ha esperado a esta situación de enorme necesidad; por qué no ha erradicado los gastos suntuosos e innecesarios de representaciones, viajes, etc., por qué, no ha rentabilizado la cantidad de edificios que eran propiedad de la Comunidad Autónoma, mientras se han venido pagando enormes cantidades en concepto de renta por edificios ajenos alquilados de manera nada rentable e inapropiadamente y, en algún que otro caso, de manera totalmente innecesaria.

España padece la crisis económica mundial, prefabricada por los amos de la finca (mundo); agravada, eso sí, con lo que podríamos denominar la crisis de la falta de raciocinio en el gasto, es decir, gastos que han supuesto y suponen el mantenimiento de un enorme parque de vehículos oficiales de alta gama; el sostén de policías autonómicos; televisiones y radios autonómicas innecesarias e inviables desde el punto de vista económico, cual de  empresas de comunicaciones se tratase; gastos en personal, desmesurado, de representación, asesores en demasía; Senado inoperante e innecesario; trece  Diputados del Común poco o nada operativos (sus informes o decisiones no son vinculantes); Diputaciones provinciales sin función práctica; ayuntamientos 8.117[5]. Sedes de algunas CCAA  en el extranjero, cual de embajadas se tratasen, con el gasto que ello conlleva; cincuenta y cuatro (54) eurodiputados españoles a una media de unos quince mil euros por mes cada uno[6]; ver vídeo cómo vive un euro parlamentario[7]; obras faraónicas inoperantes, etc. ¿Cuánto más podrá estirarse el elástico sin que se rompa?

Sí después de todo, continúan pensando, que el mejor mundo está en la continuidad en una UE corporatocrática mercantilista, presidida por el sistema Euro; entonces, pueden que hagan gala del sabio refrán «Tenemos lo que nos merecemos»

 

[4] Recomiendo visionar el documental realizado por los servicios informativos de TVE en 2006, y ofrecido a través del programa EN PORTADA de TVE2, titulado “El orden criminal del mundo”. El cual puede visionarse a través, entre otros, del siguiente enlace de internet:

http://www.youtube.com/watch?v=G8NPxkHhs8E

[7] Ver en enlace abajo indicado, vídeo cómo viven los euro-parlamentarios – TV Holandesa:

http://www.youtube.com/watch?v=hhgGeMpReKo

 

Otras opiniones
Otros autores
Facebook