19:01 h. miércoles, 19 de enero de 2022
Bruno Perera

No nos durmamos, el virus Ébola puede llegar a Canarias

Activista Social

Bruno Perera | 07 de octubre de 2014

Todos sabemos que a puertos y costas canarias arriban barcos con inmigrantes legales, medios legales e ilegales, y entre ellos los más peligrosos de acarrear consigo una enfermedad son los que vienen en las pateras que nos arriban sin control, una o dos por mes; y a veces con decenas de inmigrantes abordo procedentes de la costa marroquí y de países de África subsahariana donde varias de esas naciones están afectadas por el virus Ébola.

 

Canarias posee unos medios de control de mar que son raquíticos, que dependen de la Guardia Civil del Mar, dotados de un personal que no está capacitado para reconocer si una persona está infectada por el virus Ébola o no.

 

En caso que una patera partiera de la zona costera marroquí y abordo navegara una persona padeciendo el virus Ébola; durante el viaje posiblemente contaminaría a todos sus compañeros abordo, y cuando la patera fuera interceptada por la Guardia Civil del Mar, y se subieran abordo a esos inmigrantes, en el transbordo y la estancia abordo, algún agente se podría contaminar, y a seguir por causas de que los síntomas del virus Ébola no siempre se pueden detectar en el acto sino unos 10 o 20 días después, el agente o agentes contaminado/s, infectarían a otros de la tripulación a bordo, y posiblemente a otros compañeros de cuartel, y a sus familiares, etc.

 

También los inmigrantes que vengan infectados mientras estuvieran en tierra detenidos, contaminarían a otra gente, dando lugar en cadena a que se desarrolle una epidemia que ya es una pandemia en varias naciones del África subsahariana.

 

Urge por lo que he expuesto que, a bordo de las lanchas patrulleras de la Guardia Civil del Mar se tengan médicos capacitados y los equipos médicos necesarios que puedan ayudar a detectar una infección de Ébola, “aunque difícil sea diagnosticar casos de Ébola a bordo de una patera, o de una patrullera”.

 

Igualmente todas las naves que arriben a puertos canarios deben ser controladas e inspeccionados para asegurarnos de que un brote de Ébola no se propague con el desembarco de alguien que venga infectado a bordo.

 

Nota. Es importante que a los inmigrantes que vengan en pateras, mayores y menores,  sean socorridos y en el acto devueltos al puerto más cercano de donde hayan venido, o bien que se les trasladen a tierra a unas dependencia seguras donde se les vigile y se les pongan en cuarentena por seguridad, hasta que se decida la deportación de cada uno. Esto que aconsejo no es racismo, es simplemente una forma humana de asegurarnos que otras personas no lleguen a infectarse por causa de la negligencia sanitaria gubernamental canaria. (Un brote de Ébola en Canarias paralizaría el negocio turístico por un largo tiempo, y en consecuencia sería la ruina para nuestro archipiélago por un periodo desconocido). -Cabria también el control de toda persona que viniera en avión sin que importe su procedencia, pero esto ya es hablar de planos mayores que de momento los podemos poner en stand by hasta ver lo que sucede: -si el virus se reduce, o bien si se propaga a más naciones-.

 

Mediten: No debemos poner en riesgo a la población canaria, más a su turismo, unos tres millones de personas, para salvaguardar los derechos de los acuerdos internacionales de Naciones Unidas relacionados con los inmigrantes. Eso no será equitativo ni tampoco humano porque se expone a una gran mayoría en favor de unas decenas de personas que por desgracia y por la mala política de cada país correspondiente, cayeron en algo que otros no tenemos culpa directa, pero si la obligación de ayudarles en lo que podamos.

 

Precaución.

 

El virus Ébola se transmite cuando alguien ingiere vía bucal o nasal segregaciones de una persona infectada, o vía de poros de la piel cuando toca cualquier segregación de un paciente infectado.

 

Los síntomas de la enfermedad del Ébola incluyen los siguientes: Fiebre (mayor que 38.6 °C o 101.5 °F). Dolor de cabeza.Intenso dolor muscular.Debilidad. Diarrea.Vómitos.Dolor abdominal (de estómago).Hemorragia (sangrado o moretones) sin causa aparente.

 

Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 21 días postre de la exposición al virus del Ébola, pero el promedio es entre 8 y 10 días.

 

La recuperación del paciente depende de su respuesta inmunitaria.

Las personas que se recuperan de la infección por el virus del Ébola producen anticuerpos que duran por lo menos 10 años.

 

Por favor. Ver este link de una explicación más detallada sobre el virus Ébola: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs103/es/

 

 

Dedico este artículo como aliciente de prosperidad a todas las personas desgraciadas que habitan nuestro mundo.

Otros autores
Facebook