00:01 h. domingo, 03 de julio de 2022

El Grito de Secundino sigue lanzado...

Director | 26 de noviembre de 2021

Homenaje a Secundino Delgado
Hay fechas históricas que son recordadas con orgullo por cada pueblo. Y otras, irremediablemente permanecen enterradas en lo más profundo del subconsciente de cada individuo, perpetuando con ello la amnesia colectiva de la que son víctimas las últimas colonias del Mundo.

Dos fechas...

Son muy pocos en Canarias los que conocen que el 18 de noviembre de 1897 nació en Venezuela el mítico periódico 'El Guanche'. Su director era Secundino Delgado Rodríguez (el considerado como "padre" del nacionalismo canario); contando con la colaboración de José Esteban Guerra Zerpa (había trabajado en el periódico 'El Time', y fue fundador del 'Diario de Avisos'). Y en ese su primer número, su Editorial llevaba por título: "Por las Canarias".

"No miremos queridos compatriotas a las Islas Canarias, como a una provincia o rincón de otra potencia, porque entonces, porque entonces herimos a nuestra propia madre. Ella es nuestra patria. Ella nos honra. Ella es digna de la historia de los siglos. Cumplamos con nuestro deber, unámonos, canarios todos, cual lo hacen los expatriados que quieren socorrer a su madre.

Ella es nuestra madre común y como a tal no debemos olvidarla en manos de quien poco le interesa. Hay que pedir para ella; nunca es mucho lo que el hijo pide para su madre.

Si ella es pequeña en territorio, es grande en todo lo demás y nosotros somos sus hijos.

¡Canarios, seamos dignos de ella! ¡Trabajemos por su felicidad!".

Previendo su autor lo que se avecinaba, al advertir que si “nos vemos obligados a abandonar la empresa que con tanta fe, por amor a nuestra patria y a sus hijos emprendemos, siempre nos quedará el consuelo de haber trabajado a medida de nuestras fuerzas por la prosperidad de las Islas Canarias. ¡Patria Querida!”.

Pero ¿qué importancia tuvo para Canarias un simple artículo de opinión, impreso en un pequeño (y recién nacido) periódico local, en la (entonces) tan lejana Venezuela?

En aquellos tiempos, las difíciles coyunturas y las lamentables hambrunas que se padecían continuamente en el Archipiélago, agravadas por el injusto e insolidario sistema caciquil imperante, habían provocado una emigración masiva de isleños (la mayor parte de las veces, de forma forzada e involuntaria) hacia el “paraíso” americano: Cuba, las Antillas próximas y Venezuela fueron los lugares preferentes donde más se concentró la diáspora canaria. Y fue en ese contexto territorial donde surgió por primera vez una auténtica conciencia de “canariedad”, germen del futuro Movimiento Nacionalista.

Pero no sería hasta finales del siglo XIX que estos incipientes nacionalistas canarios comenzaron a agruparse en organizaciones políticas más o menos importantes. O sea, que una parte importante de la llamada “identidad canaria” se fraguó en el “exilio” americano, lejano físicamente, por tanto, y cercano (únicamente) a través del corazón.

Por ello, la Editorial de 'El Guanche' (y su nacimiento en sí) comenzó a despertar sentimientos hasta entonces dormidos (y dispersos) en la inmensa colonia canaria de Venezuela. Y más allá de sus fronteras...

El 4 de diciembre de 1897 se editaría el segundo número del periódico, y con su editorial 'Lo de siempre', preconizaba que "Las Afortunadas tienen derecho a ocupar un papel más digno en la vida de los pueblos, y nosotros, que somos sus hijos, cumplimos con el deber de luchar por su suerte...".

Y en su tercera tirada, el 24  de diciembre, publicaría su inmortal poema 'Mi Patria' (que muchos de los de mi generación memorizamos como homenaje a tan admirado prócer): 

"Si el sol que primero vi

fue el de mi patria Nivaria,

¿qué quiere España de mí?

¿Yo olvidar donde nací,

por la madrastra arbitraria?

....".

- El Grito de Secundino: 6 de febrero de 1898

Todavía el 4 de enero de 1898 salió a la calle el cuarto número de 'El Guanche', en el que se informaba de la fundación de un 'Club Patriótico' derivado de las ideas de el periódico. ¡La reacción del Gobierno español de la época no se hizo esperar!

Hay que reseñar que 'El Guanche' desde el principio comenzó a hacer mella en los canarios residentes en Venezuela. Pero cuando la revista llegó a Canarias surgieron los conflictos. España, inmersa en una sangrienta guerra en Cuba, no podía permitirse otro conflicto colonial en Canarias. Por ello optó por la presión diplomática.

El embajador español en Venezuela, Antonio de Castro Casaleiz, se dirigió al presidente de los entonces Estados Unidos de Venezuela, Joaquín Sinforiano de Jesús Crespo, y le exigió acabar con las publicaciones de 'El Guanche'; y con el propio Secundino Delgado.

Así las cosas, Secundino Delgado publico su quinto (y último número de 'El Guanche') como director-redactor, el 6 de febrero de 1898. Y en su editorial, titulada 'Mis Canarias' (quizá emulando los Gritos de Yara y Baire en Cuba, de Lares en Puerto Rico, y de Balintawak en Filipinas), lanzó su famosa frase: "El grito de libertad está lanzado al Mundo, no lo recogeremos jamás. Cuanto más dura sea la prueba, más energía y tesón mostraremos... ¡Vivan las Canarias Libres!".

Insistiendo en la cuestión, ¿qué importancia tuvieron esas editoriales en una efímera revista para el nacimiento del Movimiento Nacionalista canario?

El 15 de febrero de 1898, una explosión provocó el hundimiento del acorazado 'Maine' , fondeado en el puerto de La Habana. Como consecuencia de ello, el 21 de abril comenzaría la guerra entre EEUU y España, extendiendo el temor de esta última a perder el Archipiélago Canario.

La reacción del Ministerio de la Guerra de España fue actuar contra 'El Guanche':

1) Telegrama urgente del Ministerio de la Guerra al capitán general de Canarias, 16 de mayo de 1898: "Tengo noticias de que periódico El Guanche publicado en Caracas se recibe en esas islas y siendo inconveniente procure V.E. incautarse y destruir cuantos números lleguen, evitando su circulación".

2) Oficio del administrador principal de Correos de Canarias al capitán general, Santa Cruz de Tenerife, 17 de mayo de 1898: "Excmo. Sr. Recibida su superior comunicación del 16 del actual, referente al periódico El Guanche de Caracas, tengo el honor de participarle que he adoptado las medidas convenientes a fin de impedir en absoluto su circulación por Correos a esta Provincia, a cuyo efecto cuantos ejemplares sean recibidos en las oficinas del Cuerpo tendré la satisfacción de remitírselos a V.E.

Dios guarde a V.E.m.a.

El Admor. Pral. Julio Jiménez".

3) Nuevo oficio del administrador principal de Correos, remitiendo cinco ejemplares de 'El Guanche' al capitán general, el 21 de mayo de 1898: "Adjunto tengo el honor de remitir a V.E. los 5 únicos ejemplares del periódico El Guanche de Caracas llegados hoy a esta Provincia en el vapor SudAmérica".

4) El 23 de mayo de 1898 se registra una comunicación del capitán general al ministro de la Guerra: "En cumplimiento de lo previsto por V.E. en telegrama del 16 del actual, referente al periódico El Guanche que se publica en Caracas, en dicho día y sin pérdida de momento dicté las órdenes ara que cuantos números del expresado periódico llegaron a este Distrito se prohibiera su circulación y se me remitieran con las debidas seguridades para ser destruidos.

Y habiéndome remitido hasta la fecha 5 ejemplares del 14 de abril anterior, tengo el honor de enviar a V.E. uno de ellos para su superior conocimiento".

- La venganza del Gobierno español

El retorno de Secundino a Canarias (tras haberse nacionalizado cubano) provocó más temor entre las autoridades españolas. Y es que aunque ya no hablaba abiertamente de la "independencia", sí reclamaba "un auténtico régimen autonómico, que fuera capaz de alcanzar en los asuntos internos de Canarias, los amplios poderes concedidos a Canadá por Inglaterra". Creando por ello el 22 de octubre de 1901 (junto con José Cabrera Díaz), el Partido Popular Autonomista, "para hacer frente a los partidos pro-españoles causantes del mal común del atraso de Canarias y de las infamias que se estaban viviendo". Y fundando en enero de 1902 el periódico 'Vacaguaré', al que definió públicamente como "periódico CANARIO"...

La reacción de Madrid no se hizo esperar. El 2 de marzo de 1902 la Guardia Civil detuvo a Secundino en su casa de Arafo, conduciéndolo hasta la prisión de Santa Cruz de Tenerife. El arresto fue ordenado por el mismísimo ministro de la Guerra, Valeriano Weyler (que había sido capitán general de Cuba). Sin embargo, como en Santa Cruz ninguna autoridad sabía de qué se le acusaba, esa misma noche lo embarcaron a Cádiz en el buque 'Millán Carrasco'.... Pero tras 13 días de travesía, en el puerto gaditano tampoco conocían los motivos del arresto, por lo que otra pareja de la Guardia Civil lo condujo en tren a Madrid... Y como la Capitanía General tampoco sabía que hacer con él, lo trasladaron a la Cárcel Modelo, concretamente a la celda 449.

No fue hasta 4 meses después de estar encerrado, padeciendo malos tratos y privaciones, que se le comunicó el motivo del "arresto": se le acusaba de haber colocado una bomba (el 28 de abril de 1896) en las letrinas del Palacio de la Capitanía General de La Habana...La realidad es que había sido internado en prisión sin auto de procesamiento ni ser sometido a juicio previo, descubriéndose más tarde que las "pruebas" eran falsas.

Tras diez meses de prisión arbitraria, Secundino Delgado fue puesto en libertad (gracias sobre todo a Nicolás Estévanez Murphy). Y como precedente, EL GOBIERNO ESPAÑOL LO INDEMNIZÓ CON 12.500 PESETAS DE LA ÉPOCA.  Tal y como publicó el número 798 del periódico 'El Tiempo' (cuyo fundador fue Guillermo Rancés y Esteban, vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid y Ministro interino de Instrucción Pública y Bellas Artes), "A reclamación del gobierno cubano, el gobierno español ha indemnizado con 12.500 pesetas a nuestro compañero en la prensa don Secundino Delgado por haber sido injustamente preso en Madrid por orden del general Weyler".

- El "legado" de Secundino

Como epílogo a esta muy resumida historia, se encuentran las memorias de ese período "negro" sufrido por Delgado, con el título de '¡Vacaguaré...! (Vía-Crucis)", publicadas en 1904. En las cuales, defendiéndose de las acusaciones de los políticos españoles de entonces, escribió: "Con aviesa intención llamáronme filibustero, separatista, revolucionario. Tales epítetos bien merecen que les dé las gracias. Washington, Bolívar, Páez, Martí, Calixto García, etc., fueron oprobiados con los mismos denuestos. ¿Acaso no los envidiáis, señores Diputados? Tampoco el lagarto envidia al águila, aunque corre a morder su sombra mientras ella vuela tranquilamente en las alturas".

Repitiendo incesantemente durante el resto de su vida, la frase: "Es verdad que todo conspira contra nosotros, desde la influencia de la nación que guarda las llaves de nuestros grillos, hasta la obcecación de hermanos nuestros, ya envilecidos por la sumisión y las cadenas; más cuando mayores sean los obstáculos, más grande ha de ser la abnegación por dominarlos. ¿Qué importan los sacrificios si algún día llega a alumbrar nuestra patria el Sol de la Libertad?".

El 4 de mayo de 1912, Secundino Delgado moría a consecuencia de una tisis pulmonar que se le había agravado durante su estancia en la cárcel. Y muchos de los gerifaltes de entonces creían que el incipiente movimiento nacionalista canario había fenecido con él...

Pero la "semilla" estaba plantada: el 30 de enero de 1924, su antiguo compañero, José Cabrera Díaz, fundó el PNC en La Habana (Cuba); el 11 de noviembre de 1960, se votó (a petición  del Delegado de Ucrania, Iván Neklessa) la posible inclusión de Canarias (y el resto de colonias de entonces) como TNA en la Asamblea de la ONU, aunque con resultado negativo; desde finales de 1959 hasta abril de 1962, el movimiento 'Canarias Libre' creó una auténtica "revolución social" en Gran Canaria, descabezada finalmente por la jurisdicción militar; el 22 de octubre de 1964 nació en Argel el MPAIAC, consiguiendo su máxima expresión con las emisiones radiofónicas de 'La Voz de Canarias Libre' (1975-1978), y con la conocida como 'Propaganda Armada' (1976-1978); al mismo tiempo, en el escenario internacional, la entonces Organización para la Unidad Africana (OUA), apoyó hasta en tres ocasiones (16-20 de abril de 1968, en Argel; 13-18 de febrero de 1978 en Trípoli; 22 de junio de 1978 en Dar es Salaam), la DESCOLONIZACIÓN DE CANARIAS, dejando abierta la puerta a que el líder del MPAIAC fuera recibido en la ONU (Nueva York)... Hasta que un atentado de los servicios policiales del Gobierno español de entonces (como confirmó la Audiencia Nacional), frenó el movimiento diplomático.

Aunque estos hechos son tema para otro artículo.

 

Otros autores
Facebook