08:27 h. viernes, 07 de octubre de 2022
Paco Díaz

"Bravos" robapijamas e históricas familias glotonas (Parte 1)

Paco Díaz | 31 de marzo de 2014

 
 
Por Paco Díaz
 
En Guiniwada, 31 de Marzo 2014
 
 
Mientras que históricamente el sistema colonial nos asfixiaba a los indígenas "canarinhos" con la castrante "cultura de la miseria", al mismo tiempo y como no podría ser de otro modo en los "imperios herrumbrosos", mientras hundía a sus colonizados canarios en una marabunta de falsos problemas externos, crisis cíclicas, un sin fin de catastróficas calamidades y expolio continuado para, con tan enorme represión, mantener a salvo su boyante  "status quo", a la vez que utilizaba excesivos privilegios con las  familias históricamente más glotonas y con las castas dominantes. Por este motivo y para expoliar al máximo sus colonias la avara Corona española creó a los pocos años de la conquista de Canarias y América, en el temprano año 1503 la Casa de Contratación, o "Casa de Indias", la cual se encargaba del aprovisionamiento y pertrecho de todos los barcos que comercializaran con sus colonias, además de la impección de los mismos y, absolutamente, todos los negocios que se movieran en su órbita eran deglutidos por este omnipotente monopolio. Mientras, en la colonia canaria sus Comandantes Generales, luego Capitanes Generales, se convirtieron en auténticos glotones, cual sacos sin fondo, ya que de las mínimas transacciones comerciales pretendían sacar la gran tajada en comisiones. Especialmente las costosas tasas de permisos de navegación e inspecciones de barcos, ya que sus más mínimos conceptos eran fiscalizados, solo para beneficio de una cohorte de avaros burócratas y de la cruel Corona. Por supuesto que la parte  más jugosa de las "coimas" eran para los propios recaudadores, aunque no quedara ningún beneficio para los presionados capitanes o armadores.
 
Desde el mismo principio de la colonización de Canarias y América se crearon varios impuestos para favorecer en exclusiva a las castas dominantes y a la cruel Corona española:
1- El diezmo, por el cual el Rey y las castas dominantes, el clero y autoridades municipales, se apropiaban de una décima parte de los productos.
2- El quinto, por el que el rey se apropiaba del 20 % de todos los productos.
3- El almorarifazgo, o el impuesto de todas las mercancías que entraban o salían, con un impuesto del 75 % a un 15 % era para el rey.
4- Desde 1555 en adelante la Corona impuso un rosario de gravámenes con los que perjudicaba gravemente a los productores, especialmente a los "vegueros" y azucareros. Justo las dos especialidades que practicaban en exclusiva nuestros antepasados.
 
El cruel y genocida "tributo de sangre" 
 
 En 1543, paralela a la Casa de Contratación, se creó el Consulado de los Mercaderes, o Casa de la Lonja, en Valencia (en este preciosista edificio trabajaron muchos guanches esclavos, como sus mejores orfebres de piedra). Pero tal como la Casa de Contratación, el negocio de esta organización era para protegerse de los "no burgueses", solo para beneficio de los recaudadores y las castas privilegiadas. La Casa de Contratación fue el primer monopolio o primera multinacional conocida por la humanidad. Otro funesto monopolio especial para machacar a los muy sufridos y ninguneados colonizados canarios, fue el cruel y genocida "tributo de sangre", eufemísticamente conocido como "derecho de las familias", ya usado por la Casa de contratación desde 1684, luego, definitivamente instaurado por un Reglamento Real, en 1718. Éste obtuvo el imprescindible apoyo  de algunos esbirros, sicarios y "cuervos de Tamarant", como los negreros  Hermanos Tomás Morales, de Carrizal de Ingenio, compinchados con Rafael Rancel,  alcalde de Arrecife, los que vaciaron la isla de Titeroygatra, en solo  seis años, ¡De 16.000 habitantes a solo la mitad, 8.000! Por ello luego la Corona española, al contrario que "Roma no paga traidores", ésta sí lo agradeció y premió al negrero Francisco Tomás Morales, además por el genocidio que cometió con viejitos, mujeres y niños, en una de las iglesias de Maturín, en el estado petrolero de Monagas, el cual era defendido por los independentistas venezolanos, al mando de nuestros paisanos, los héroes y próceres "Los tigres de Oriente", los laureados Hermanos Monagas, de Valleseco, en nuestra isla Tamarant. Luego ambos fueron  presidentes de Venezuela.
 
 Este necrófilo "tributo de sangre" no producía beneficio alguno para nuestras infelices y humildes familias canarias, solo servía para inflar, aún más, a los navieros. la mayoría extranjeros, o clases dominantes que se instalaran en Canarias para comercializar con América, ya que  ésos vividores debían obligatoriamente embarcar como colonos "carne de cañón" para colonizar a América, con estas numerosas mesnadas de engañadas familias analfabetas. Éstos sicarios y negreros debían engatusar a cinco familias completas (8-9 miembros de familias  numerosas de aquella época x 5 = 40-45 en total, igualito que a ganado, para que no quedara nadie detrás que pudiera "balar" y reclamar a los otros miembros (Ver * 1, "Emigrantes majos "carne de cañón" ), para que los terratenientes pudieran, tan solo, ahorrase el impuesto de comercializar 100 toneladas de mercancías con América. ¿Cada uno de nuestros esclavos "isleños" solo valía el simple impuesto de unas tres toneladas por cada uno de los esclavos "pardos"? ¿No es parecido al cruel impuesto de la "mita" a los indios peruanos por trabajar gratis en las minas?
 
Igualmente cruel monopolio fue con el que casi exclusivamente golpeó la Corona a nuestros más humildes, creativos y laboriosos"isleños", al crear la Compañía Guipuzcoana de Caracas, por Real cédula del rey Felipe V, en 1728, en la que el propio rey poseía el 25 % de sus buitres beneficios, limpios de polvo y paja, ¿Como el FMI y el BM actuales? Ya que era la única que poseía el monopolio de importación y comercialización con Venezuela. Por este excesivo abuso y dominio arbitrario de la metrópolis, siempre en todas las revoluciones acaecidas en todos los rincones de la libertaria América, todos los que daban la cara sin temor alguno eran nuestros "isleños", por ello no es de extrañar que fuera destacado líder como agitador social nuestro comerciante de cacao, el bimbache -herreño-, Juan Francisco de León, a la vez que primero lanzara el grito de Independencia. Siempre acompañado con un gran apoyo popular y manifestaciones de protesta de hasta 6.000 "isleños", sobre todo en los famosos levantamientos de 1748, contra el Gobernador General de Venezuela, al que obligó a pactar para eliminar alguno de sus asfixiantes impuestos. 
 
Pero luego cambiado éste desde Madrid, su sustituto traicionó a nuestro paisano y le tendió una trampa para enviarle, junto con toda sus inocente familia, al penal de La Carrara de Cádiz para dejarles morir como perros, en 1752. Pero antes, la vengativa y muy católica Corona obligó demoler su casa y, como si de budú se tratara, sembró entre sus paredes varias carretas de sal para que ni siquiera la hierba volviera a crecer en ella y colocó en su lugar un "padrón con ignominia" con la siguiente leyenda: " Esta es la justicia del Rey Nuestro Señor mandada hacer por el Excelentísimo Señor Don FPE. RICARDOS TTE. GENERAL de los ejércitos de su Majestad, su Govr. y CAPNA GENERAL de esta provincia de Caracas- con Juan Francisco de León, amo de esta casa, por pertinaz, rebelde y traidor a la Real Corona y por ello reo. Que se derribe y llene de sal por perpetua memoria de su infamia." ¡La que nos espera a los indios "canarinhos" cuando nos atrevamos también a "balar"  para pedir la independencia, aunque actualmente la ONU no lo permitiría!
 
Motines de nuestros bravos "vegueros" en Venezuela y Cuba
 
Desde el principio de la edificación de esta aherrojada España, con la unión de los reinos de Aragón y CastIlla, el nuevo germen que se formaba "sí que premiaba a los traidores", ofreciéndoles a éstos beneficios, las mejores tierras y títulos nobiliarios, mientras no sentía compasión alguna con los valientes y honestos que se le oponían, hasta enviar sin piedad alguna a millares de ellos a las hogueras. Por ello el mal sino ha perseguido a nuestros bravos y humildes líderes "isleños", tanto en Canarias como en América, especialmente en Centroamérica, en Luisiana con el peligroso desecado de los pantanos en tierra de labor, por donde arrasó el temporal Katrina; en la defensa del Álamo de Tejas; el coraje y estrategia de nuestro Francisco Miranda en la victoria de Pensacola, Florida, para la independencia de EEUU; en los Países de La Plata, en Cuba y Venezuela, con casi todos nuestros paisanos de agricultores "vegueros" del tabaco o caña de azúcar. Estos jabatos que se enfrentaron al abusador ejército español, con sus desnudas manos y solo sus herramientas de labranza, por ello fueron fusilados en la Sabana de Teque, para seguidamente mutilar como bárbaros y sádicos sus cuerpos y luego exponerles colgados en las esquinas de las primeras casas en las entradas a Caracas. ¿No fue éste el  primer terrorismo moderno, del que actualmente se quejan con ETA? Desde el principio de la producción del tabaco se persiguió férreamente a nuestros antepasados "isleños", a los únicos que los indios caribes confiaron el secreto del tabaco, los que luego fueron los tristemente famosos agricultores y "vegueros" del tabaco. Primero la Corona española los castigó con carácter punitivo, luego represivo y, finalmente, con la más dura fiscalidad conocida hasta entonces. 
 
Aunque en 1707 se extendió el Monopolio del Tabaco hasta Canarias, no fue hasta 1718 cuando se impuso a hierro y fuego el opresivo monopolio del "Estanco del Tabaco" en Cuba, contra el cual nuestros "isleños" se organizaron en todos los puestos dirigentes de los motines que se formaron en Cuba contra estos desmanes impositivos de la Corona, en las zonas de Jesús del Monte, Santiago de Las vegas y Santi Espíritu. Nuestros antepasados se enfrentaron con sus simples manos y herramientas de labranza contra el abusador ejército real, el cual ahorcó a estos valientes en los árboles, para luego, al igual que en la Sabana de Teque, mutilar sus cuerpos para colgarlos de nuevo en los árboles en las entradas a las ciudades para que sirvieran de ejemplo y escarmiento. Por supuesto con pasquines colgados: "Por insurrecto a la Corona y como escarmiento a otros "isleños"¡No existiría un tibio canario que no amara la independencia de su nación canaria, si nuestros esbirros políticos de CC, PsoE y PP se hubieran preocupado enseñar la verdadera historia de Canarias y sus gestas, escritas con oro, en nuestra Tkanaren y todo el gran continente americano! Seguro que tampoco existirían tantas necrófilas castas de bravos, manríques, suárez, benítez, sorias, saavedras, aguilares, mardones, olartes, hermosos, riveros, oramas, tampoco menas políticas y castradoras con "peineta"
Otros autores
Facebook