00:00 h. jueves, 11 de agosto de 2022
Bruno Perera

La Tierra es una nave astral perfecta y bondadosa que nos da todo cuanto necesitamos.

Activista Social

Bruno Perera | 13 de septiembre de 2015

Sistema solar

¿Antes de algo o alguien, debes considerarte agraciado/a aunque hayas o estés pasando una vida miserable en la Tierra?

Nos trasladamos de un lado a otro sobre una nave maravillosa y bondadosa del sistema solar llamada Tierra, y no nos paramos suficientemente en pensar la suerte que hemos tenido y lo grandioso que es ser tripulante de la misma. Y mientras en el viaje que compartimos, cada cual como drogado en su trayecto de vida, se enfrasca en contiendas sociales y bélicas que nos debilita como raza humana y que no nos ayuda en el viaje que nos toca de estancia hacerlo en concordia común.

Si nos dedicáramos más a meditar en: ¿Por qué viajamos en esta nave y para qué? quizás encontraríamos algunas causas que nos daría claves más cercanas sobre la razón de nuestra existencia y cómo congeniar entre nosotros en paz.

Vivimos sobre un mundo mágico que tiene el truco incompresible de mantenernos en vida a nosotros y a los animales. Nuestro Globo terráqueo es como un platillo volador que gira en sí mismo 40.003km en 24 horas, y hace un viaje anual a través del plano de la elíptica solar de 930 millones de kilómetros, sin consumir algún combustible terráqueo.  

Rotamos con nuestra esfera desde Oeste a Este aprox. 40.003km de longitud de circunferencia a una velocidad de aprox. 463m por segundo, con una gravedad de 9.81 m/s², y nos trasladamos alrededor del plano elíptico solar en su perímetro de 930 millones de km a aprox.30km por segundo. Y en todo este viaje que hacemos en 24 horas de rotación por día y la traslación por año, no sentimos ni nos afecta en nada las velocidades de rotación y traslación a las que estamos sometidos; malamente nos damos cuenta de la gravedad por lo que pesamos. ¡Qué maravilla de mundo es este donde vivimos! Ir en él de pasajero es igual a viajar por el espacio en una nave espacial provista con todas nuestras necesidades durante el tiempo que dure nuestras vidas, y además gratis.

Y por si fuera poco, cabe hacernos varias preguntas: ¿En nuestro viaje y en millones de años venideros, quién sujeta al mundo y al sistema solar para que no se descomponga? -otros sistemas solares y otros sistemas astrales habidos en nuestra galaxia que nos abraza en un conjunto- ¿Quién abraza a este gran conjunto? -el conjunto total de galaxias, y así hasta llegar al Todo Universo-.

Y la última pregunta: ¿Quién sostiene al Todo Universo? -lo sostiene el (Cosmo Poder) dentro de la inmensidad de la (Nada) que fue de donde se creó el Todo Universo , y donde no existen paredes que marquen fronteras hacia ninguna parte dentro del Todo Entorno Celestial Incognito.

En sí, el Todo Universo es la Nave Nodriza, y el mundo-Tierra un cohete dirigido por ella que viaja en un sistema astral dictado por la Evolución Universal.

Final: Aunque mi existencia en el geoide no haya sido completamente gratificante, como a todos nos ha ocurrido y nos ocurre en diferentes grados; digo: ¡Qué bello es el universo, la Tierra y la vida! Si pudiera volver a repetir mi estancia lo haría con la mayor gratitud y felicidad que mi alma pudiera expresar. Amén.

Otros autores
Facebook